Noticias

El brillo de unas buenas perlas hará brillar tu cuello

collares perlas

Si hay algo en joyería que nunca pasa de moda son las perlas. Los collares con perlas son, por esa razón, una inversión segura que no deberías dudar en hacer.

Un icono del siglo XX, Coco Chanel, indiscutible oráculo de la elegancia, solía decir que “Una mujer necesita tiras y tiras de perlas”.

Es la gema más antigua conocida y la única orgánica que existe y, desde siempre, ha ido asociada a la belleza y al adorno de la mujer. Un buen collar de perlas alrededor de tu cuello es una pincelada de clase y estilo.

Combinar perlas con acierto

Las perlas son extraordinariamente versátiles. Puedes lucirlas en cualquier época del año y con cualquier look. Superado el estereotipo de asociarlas con la edad madura, los actuales diseños las hacen adecuadas a cualquier edad.

Los collares con perlas son perfectamente recomendables para los estilismos juveniles, basta combinarlos con ropa informal o con accesorios más desenfadados. Para este tipo de outfit, lo mejor son los collares cortos.

Ten presente, eso sí, el tamaño de la perla: las más pequeñas son ideales para un look más juvenil, mientras que las de mayor tamaño son apropiadas para ocasiones que requieran una imagen más formal.

La mejor combinación será con estilismos en un único color, preferentemente rojo o negro. Aunque un total white con un vestido blanco será un éxito igualmente.

Pero pon atención a la tonalidad: con un traje o vestido blanco nuclear procura que las perlas sean también totalmente blancas y reserva las de tonos beige o amarillento para prendas en blanco roto. Tratándose de perlas en rosa u otro color, el vestuario deberá ir a contraste, salvo si son perlas grises, que pueden combinar bien con cualquier gama cromática.

Tipos de perlas empleados en joyería

Podemos distinguir perlas naturales y perlas cultivadas. Estas últimas, a su vez, de agua salada, o de agua dulce. Lo vemos brevemente.

Perlas Naturales: se forman sin intervención humana, simplemente por la reacción de las ostras al introducirse un cuerpo extraño en su interior. La ostra segrega una sustancia perlífera que va rodeando a ese intruso. Al cabo de varios años, estará formada la perla, de altísimo valor, si llega a ser perfecta en sus características.

En la actualidad son prácticamente inexistentes y las que aparecen son de incalculable valor.

Perlas Cultivadas: se elaboran siguiendo una técnica ideada en Japón a lo largo del siglo XIX, aunque hasta 1903 no se perfeccionó totalmente.

En este caso, la secreción perlífera es provocada artificialmente. Con la evolución de la técnica se ha llegado a conseguir que el 90% de la dimensión de la perla esté compuesta por la secreción de la ostra, ganando así en pureza.

Pueden cultivarse tanto en ríos o lagos como en agua salada, pero las primeras no alcanzan el mismo nivel de brillo y lustre, ni suelen conseguir la esfericidad deseada.

En cuanto a las variedades, destacan las perlas Akoya, japonesas, las primeras que se cultivaron. Se caracterizan por su pequeño tamaño. También son destacables las perlas australianas y las Mabe

Ya sabes, elige perlas, y brilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Calendario

    octubre 2018
    L M X J V S D
    « Jul    
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    293031  

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies